Loading...
Espiritualidad y consciencia
Llenar tu vasija para poder llenar la de otros

Toma días, a veces semanas, otras veces toma meses poder integrar las experiencias vividas en un viaje de servicio como los que hacemos con LOVENET. No puedo explicar con palabras lo que cuesta comprender las diferencias, los contrastes, la inequidad, la indiferencia... Recuerdo hace cinco años en mi primer viaje, cuando guiada por la vida llegué a La Guajira, sin conocer a nadie y sin saberlas puertas que se abrirían. Me entrevisté con líderes de comunidades, con autoridades indígenas, con madres, niños, maestros y andaba con un intérprete que trataba de explicar lo que yo decía en su lengua nativa Wayunaiki. Fue un viaje que cambió mi vida. Cuando regresé a Bogotá lloré dos semanas seguidas del dolor que me produjo ver niños al borde de la muerte, pies descalzos, falta de agua y de todos los recursos posibles, comunidades enteras sumidas en el olvido donde sólo llegaba el sol. Fue devastador para mi en ese momento. No estaba preparada.

Mi madre en su sabiduría me dijo que con tanto llanto y sin blindar mi corazón, no iba a durar ni un año con la fundación.

.

Me costó un trabajo enorme poder separar el dolor de la gente sin dejarlo entraren mi alma y en mi corazón... Con el tiempo, la meditación y la oración, logré recordar que todos tenemos un camino perfecto a la medida de nuestra evolución y que cada uno de estos seres estaba a su vez viviendo su creación y el plan de su alma.

.

Aprendí también a llenarme tanto de amor, de servicio a mí misma y de autocuidado como la mejor manera de llegar plena y fortalecida a servir a los demás. Fueron años que pasaron para comprender que mi vasija debía estar llena para después poder llenar la de otros.

.

Hoy siento plenitud y dicha de presentarme a servir llena de Dios, llena de mi, agradeciendo el consejo de mi madre gracias al cual la fundación no duró menos de un año y que habrá LOVENET y amor para rato...

...
No items found.